Honduras, un paso atrás

Querida Nicaragua: Hasta ayer me enorgullecía de un artículo de la Constitución hondureña que ponía un fuerte candado a la reelección presidencial y por lo tanto defendía a la nación de la amenaza permanente que representan las reelecciones que traen consigo dictaduras de derecha o de izquierda, pero dictaduras al fin.

Juegan con fuego en América Latina

Dentro de esos planes hay que situar el violento antiisraelismo y antisemitismo propiciado por Irán. Es, suponen, una causa que galvaniza al mundo islámico. Liderarla coloca al régimen de los ayatolas al frente de ese revuelto amasijo de petróleo y dictaduras que conforman el universo mahometano. Por eso pagan, adiestran y alientan sin recato a los terroristas de Hezbolá. Teherán no quiere ocultar su apoyo a esta organización empeñada en destruir a Israel y “echar a los judíos” al mar. Ni siquiera desea evitar que se sepa que sus diplomáticos en Buenos Aires demolieron la AMIA y mataron a 85 inocentes. Quiere que se conozca. En el enrarecido mundillo del radicalismo islámico ese crimen le proporciona un raro prestigio.

Cuarezma: No hay cabida para dictaduras

“Latinoamérica después de dejar su piel en las alambradas de las dictaduras, valora hoy al Estado de Derecho como el único antídoto para las tentaciones dictatoriales y para el desarrollo económico de sus países”, expresó el magistrado Sergio Cuarezma Terán, en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú, en el marco del seminario “La problemática de la reforma penal y procesal penal en Perú”.