El dios afeminado

Pero Apolo fue también el primer dios masculino que se enamoró de un varón. Eso ocurrió al mismo tiempo que el mortal Támiris se sintió atraído por alguien del mismo sexo y ambos se enamoraron de Jacinto, un apuesto príncipe troyano