Dioses y monstruos de Hollywood

Bette Davis enamorada de Errol Flynn; Robert Mitchum antisemita; John Barrymore, a falta de alcohol, dándole a la colonia, o Steve McQueen contento —profesionalmente— por la muerte de James Dean. Son sólo algunos ejemplos del lado “salvaje” de Hollywood.