Daniel Ortega, la locura y el poder

¿Cómo no pensar que Ortega ordenó la muerte de más de 300 personas con la misma frialdad con que mató a Gonzalo Lacayo, en 1967, cuando tenía 22 años?