Dixon Flores intenta forzar un milagro en México

Hay una gesta ante la cual aún no existe explicación: Eduardo Márquez campeón. Él no se lo creía, su familia tampoco, Nicaragua menos, pero lo consiguió, y se desintegró tan rápido como apareció. Eddy Gazo es otro caso emblemático que siendo piedra ganó el cetro de las 160 libras. Nunca llegó a ser oro, su boxeo burdo quedó tallado sin mejorías.