El engaño que no engaña

Para esto el régimen envió a un afrodescendiente típico de aquí para hablarle a afrodescendientes típicos de las islas del Caribe

¡Cuidado con el fraude financiero!

Según Cesar Delgadillo, gerente de Riesgo y Seguridad de BAC Credomatic, la forma en que el crimen organizado opera es recurrente y mediante el engaño

El engaño de los megapíxeles

Si la primera característica que le ve a los smartphones son los megapíxeles, después de leer esta nota sabrá que ha vivido engañado

Engaño, principal argucia de tratantes para captar víctimas

El engaño de ofrecer falsos empleos en Estados Unidos o México es una de las principales formas que utilizan las organizaciones de trata de personas para captar víctimas en países como Nicaragua, revela informe de Unicef y Cicig, en Guatemala

Engaño y doble asesinato

Al fondo de una pequeña cuenca, en sembradío de ayotes y chiltomas, de la comunidad La Granja, al noreste de la ciudad de Matagalpa, se encontraron sepultados los cuerpos de una pareja de comerciantes jinoteganos, quienes fueron engañados con la supuesta comercialización de 400 quintales de papa y luego asesinados a machetazos en ese lugar.

Canal ¿despegue económico o engaño?

La construcción de un Canal Interoceánico en nuestro territorio nacional es un megaproyecto que en todas sus opciones afecta al Lago de Nicaragua. De acuerdo con opinión de expertos en preservación y conservación del medioambiente, ocasionaríamos un severo e irreparable daño ambiental cuyas consecuencias catastróficas se extenderían hasta la generación de nuestros nietos.

Costa Rica investiga denuncia de nicas engañados

La Dirección General de Migración y Extranjería de Costa Rica, confirmó que 115 nicaragüenses que fueron engañados por contratistas para laborar en la recolección de naranjas, en la frontera con Nicaragua, entraron en territorio costarricense de modo irregular.

El sencillo arte de dejarse engañar

En una carta de amor que parece más bien escrita por un adolescente timorato, que empieza a balbucear en la poesía, Rubén Darío escribe a Amado Nervo el 2 de septiembre de 1908: “Mi caro amigo… y más!/poeta y trovador/a ti dedico con ardor/mis minutos de solaz…” Solo dan ganas de agregar: ¿quién da más?, para completar la rima ramplona.