Esperanza y desconfianza

Si nos atenemos a los comentarios que predominan en las redes sociales y medios de comunicación, la negociación le inspira desconfianza a mucha gente

El pan de la fe

Esto mismo nos pasa a nosotros también en momentos difíciles: nos sentimos cansados, agotados, casi sin esperanza alguna y, por eso, solemos decir: “Señor, ya no puedo más, esto es superior a mis fuerzas, hasta aquí llegué”.

La esperanza que surge de la crisis

El diálogo y la concertación buscan evitar que el poder adopte medidas unilaterales y decisiones que solo responden a sus intereses y ambiciones

Echemos a volar la esperanza

En menos de una quincena el gobierno demostró —como es su costumbre— la intolerancia y represión hacia los ciudadanos que opinan diferente

Tiempo para la fe y la esperanza

2018 nos invita a amar al prójimo. Las Sagradas Escrituras nos hablan de ese amor que va más allá de los sentimientos y las palabras

Construyendo esperanza

En la Convención del MRS no se discutirá solamente la plataforma programática, sino también la estrategia para alcanzarla. Y aquí destaca la búsqueda del más amplio consenso nacional, que incluye desde luego al sandinismo en su concepto más amplio, para alcanzar esa Nicaragua “con oportunidades, progreso, solidaridad, democracia y soberanía”.

El sentido de la esperanza

Pero sin duda que la idea central, tanto del filósofo secular como la de los obispos católicos, es que no se debe perder la esperanza de que más temprano que tarde volverá a haber democracia con elecciones libres y transparentes en Nicaragua.

No pierdo la esperanza

La vida conlleva muchas contradicciones y muchos desengaños; pero lo que nunca debemos es echar por tierra toda esperanza.