El secuestro de la Isla de Ometepe

La represión de la dictadura orteguista ha logrado que en dos años en la Isla de Ometepe, descrita por un periodista como un “Oasis de Paz”, solo haya quedado un hermoso paisaje con calles desoladas, playas sin turistas, hoteles y restaurantes cerrados, campesinos  huyendo en sus propias tierras y un constante asedio policial.