La importancia de no perder las esperanzas

En 1986, cuando los Orioles me cambiaron a Montreal, sentí que mi carrera estaba desvanecida. Escuché cuando dijeron que no tenía nada más que ofrecer… no perder las esperanzas cambió mi futuro