El Ortega que ya nadie quiere

El discurso opositor está más dedicado a descalificar que a demostrarles a los simpatizantes del régimen las conveniencias que tendría para ellos salir de esta dictadura