Aprendamos la lección

Esto me recuerda una vieja fábula, creo que de Samaniego, donde dos ágiles liebres están comiendo zanahorias y en cierto momento escuchan ladridos de perros