Expropiador expropiado

Las cuentas son sencillas. Con Ortega y su familia, y sus pretensiones dinásticas, la situación económica no mejorará