El discurso

Solo quedaron dos cosas claras. Primero, que las sanciones norteamericanas molestan a Daniel; les están llegando. Segundo, que no le preocupa que exista una percepción mundial de que su gobierno no entiende que el Covid-19 representa un peligro para Nicaragua y que hay que mitigar sus efectos