Bolaños: “La prueba es que no hay pruebas”

El expresidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, dijo a la televisión hispana en Estados Unidos, que no existen pruebas que confirmen si en Nicaragua hubo fraude o no, durante las pasadas elecciones en las que el Consejo Supremo Electoral (CSE), le adjudicó la «victoria» al presidente inconstitucional Daniel Ortega.

Acciones de Ortega llevan al país rumbo al aislamiento

Las acciones ilegales del presidente Daniel Ortega para reelegirse, el fraude electoral y el retroceso democrático que vive Nicaragua, empiezan a surtir efectos. La Presidenta del Comité de Relaciones Exteriores en el Congreso de Estados Unidos, Ileana Ros-Lehtinen, dijo que esa instancia trabaja en función de aislar el gobierno inconstitucional de Ortega.

Por el fraude electoral

La organización Los Hijos de Nicaragua, anunciaron para el jueves una conferencia de prensa, donde darán a conocer un plantón que realizarán el viernes 30 de diciembre en el kilómetro 14, carretera a Ticuantepe. Alejandro Lagos afirmó que habrá presencia al menos de unas 600 personas, provenientes de Managua, San Juan de la Concha, Masaya y otros municipios del país. “La idea es realizar la última protesta del año en contra de los resultados fraudulentos de las pasadas elecciones”, dijo Lagos

CPDH: Descontento por fraude electoral

El jefe del Batallón Ecológico, coronel Francisco José Ruiz Sandino, afirmó en un programa de radio que las bandas armadas que se mueven por la zona del Triángulo Minero se conformaron mucho antes de las elecciones generales del 6 de noviembre y que no son una expresión de molestia por el fraude que se cometió en los comicios.

Insulza: sal en la herida

Insulza no vertió abundante sal en la herida del fraude electoral, por insulso. Cuando dijo “felicito a los nicaragüenses por su madurez y por avanzar hacia la paz y la democracia”, sabía Insulza que nos insultaba, salvo que madurez sea intimidar a los votantes de otros partidos que no fueran del FSLN, negar credenciales a fiscales del PLI y no permitir observadores nacionales verdaderamente imparciales. Que se trate de acostumbrar a nuestro pueblo a creer que fraude y corrupción es una forma correcta de comportarse cívicamente, es práctica de estos monarcas. Pero que un funcionario internacional diga que eso es “avanzar hacia la paz y la democracia”, es el acabose. Y para peor, el propio monarca en su primer discurso se preguntó y preguntó: “¿Cambio, para qué cambio? Si estamos bien como estamos”. Nada cambia, ni va a cambiar es su mensaje. La canción, mal citada por el monarca en su discurso, Todo cambia, de Julio Numhauser, tan magistralmente interpretada por Mercedes Sosa y Norma Helena Gadea, que no sé por cuál decidirme, quedó atrás.