Los muchachos, otra vez

La lucha actual contra la dictadura de Ortega, en cambio, es por medios pacíficos, y pese a la masacre de protestantes indefensos, la oposición ha insistido en medios pacíficos

La revolución frustrada

Todas aquellas promesas de justicia, progreso y libertad, el viento se las llevó inexorablemente, porque bajo el flamear triunfalista de las banderas rojinegras se escondía

Mea culpa

El sandinismo anti-Ortega apoyó las principales leyes de la transición democrática en 1990, mientras Ortega “gobernaba desde abajo”, y respaldó la política de reconciliación de Violeta Chamorro, lo que dio origen a la primera división del FSLN

Los números de la encuesta

Hay quienes interpretan estos datos como que la mayoría de los ciudadanos opositores está esperando que aparezca una propuesta política nueva e impoluta.