Ejército Nacional: ¿remedio o enfermedad para acabar la crisis?

La pasividad de los militares en esta crisis tiene diferentes lecturas: para algunos significa que está siendo cómplice con Ortega, para otros que le ha dado la espalda al régimen y hay quienes aplauden que se quede en los cuarteles porque si salen “el remedio podría salir peor que la enfermedad”.

Tributo al cinismo

El acto de repetición en el cargo del Jefe del Ejército, general Julio César Avilés, fue una burla, un tributo al cinismo del presidente inconstitucional Daniel Ortega, y del jefe militar, a quien no le importó romper la cadena de sucesión de mando ante su desmedida ambición de poder

¿Continuará Avilés a cargo?

Pese a lo establecido por la Ley 855, de reformas y adiciones al Código de Organización y Previsión Social Militar , el presidente inconstitucional Daniel Ortega debió nombrar ayer al jefe del Ejército de Nicaragua, actualmente bajo el mando del general Julio César Avilés.

La acusación del General

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, acusó a LA PRENSA —sin mencionarla por su nombre— de “tergiversar la información” sobre la situación creada en El Tamalaque, en el municipio de Pantasma, departamento de Jinotega, después de un enfrentamiento entre efectivos militares y un grupo de hombres armados que dicen ser alzados contra el régimen orteguista, pero el Ejército los califica como “bandas delincuenciales”.