María, la mujer creyente

Su grandeza fue: su sencillez, vivir y tener siempre el encanto de una joven de ojos claros y limpios. Por eso, puso Dios sus ojos en esa encantadora mujer llamada María (Lc. 1, 48)