El poeta del asilo de Jinotepe

Guillermo Bermúdez fue un trotamundos. En busca de aventuras se hizo marinero, es poeta, aprendió varios idiomas y se codeó con famosos del deporte y la literatura