El hambre es un remedio infalible

Esos bandidos entrenados por los Castro, aprendieron la lección de los señores feudales y sobre todo de su guía y modelo, el padrecito Stalin