Europa puede

Ojalá la firmeza del gobierno holandés, amparado siempre en la legalidad, sirva para demostrar también en otros países lo que todos sabemos: que Europa (y Occidente, en general) no es populista, pero que su paciencia para humillarse ante las mentiras y agresiones tiene un límite