De lo que nos perdemos

La I Guerra Mundial era la guerra que iba a acabar con todas las guerras para siempre. Pero solo veinte años después vino la II Guerra Mundial, mucho más cruel que la primera y que terminó con el estreno de la primera bomba atómica, con una fuerza equivalente a 13 mil toneladas de dinamita.