No hay un Dios, como nuestro Dios

El Hijo, como el gran don del Padre que se ha dado a todos los hombres, es la expresión más viva de lo que nos dice San Juan en su evangelio