Mejorando en competitividad

Con el potencial que tiene Nicaragua, si en este país la democracia no fuera solo una fachada —como ha dicho Mario Vargas Llosa recientemente—, sino una pujante realidad, el crecimiento y la competitividad no solo serían mejores, sino también sólidos y sostenibles