No toda noticia alarmante es real

El cambio climático es real y debe abordarse, pero cuando se nos pide que gastemos billones de dólares en políticas que podrían transformar la economía global, debemos exigir más que exageraciones y revoluciones