Que Dios salve a París… y al mundo

Si el mundo cambió el 11 de septiembre del 2001 cuando cayeron las Torres Gemelas en Nueva York, con una acción tan terrorífica como la de la noche del 13 de noviembre en París, en mi opinión es inevitable que de nuevo el mundo cambie, tal como pasó en aquel momento, y sin duda también para mal.