Los jueces y los campesinos

Es indignante, porque ultraja la dignidad de la persona humana y de la justicia, que es la condición de la convivencia y la estabilidad social.

Invalidez y nulidad de los juicios

Solís advierte incluso que “es sumamente difícil que por el estado de terror impuesto”, algunos magistrados se atrevan a revertir los procesos