Los jueces y los campesinos

Es indignante, porque ultraja la dignidad de la persona humana y de la justicia, que es la condición de la convivencia y la estabilidad social.