La justicia, raptada y envilecida

Ahora quizás hay en la Corte algunos magistrados que no están de acuerdo con el perverso rol que la dictadura le ha asignado al poder judicial

¿Merecemos la libertad?

Nuestra propensión a generar de tiempo en tiempo dictaduras y malos gobiernos es reflejo, hasta cierto punto, de serias debilidades en nuestro tejido ético y cultural

La ruta de la justicia

Con ello, el régimen tiene dos opciones, aferrarse al poder hasta donde pueda y al costo que sea, o ceder el poder conservando algunas salvaguardas (dinero y cuota de poder)