Una semana de sorpresas

En conclusión: el silencio de Ortega ante esta cadena de sucesos negativos a su entorno, es indicativo de que posiblemente ya ha abierto canales secretos de negociación con los Estados Unidos que no quiere entorpecer con su retórica