Cuba: hacer oídos sordos

La población huye por mar, pide asilo en aeropuertos, cruza fronteras para llegar a Estados Unidos o sencillamente se resigna en una isla desahuciada, pero la consigna oficial es ignorar el desastre generalizado y desacreditar al puñado de opositores.