Espejito, espejito…

En manos de qué par de locos estamos que se enfurecen contra el espejo por la imagen que refleja de ellos, en lugar de cambiar ellos para que cambie la imagen que ven.