El compromiso de Lima

No es difícil imaginar que un gobierno, como el que padecemos en Nicaragua, sea capaz de suscribir un compromiso como el de Lima. Eso quizás explica su ausencia.