Los carros que “la tierra se tragó”

“Gustavo” era un carro del año 93. Bastante viejo y gris. Un Hyundai Excel, “como los que andan los taxistas en Managua”, cuenta Daniela Mora, su dueña. El cacharrito no valía más de 1,200 dólares, pero era muy bueno y la sacaba de apuros desde que su hermana se lo heredó. Estuvieron juntos durante tres años, hasta la madrugada del pasado 22 de junio, cuando “Gustavo” fue robado junto con otros seis vehículos, frente a unos cincuenta oficiales de la Policía Nacional.