¿Has visto alguna vez el mar?

Pero Sergio Ramírez no deja una dirección, un correo, un teléfono. No se sabe de qué país es. Y Luisito da la orden perentoria: encontrarlo