El gran amor de los medianos

Yo no hablo de altos cargos. A esos se les supone niveles de fidelidad personal a los dirigentes y enormes gargantas para tragarse sapos