Cartas al Director

El viernes 22 de diciembre de 1972, el ingeniero Carlos Santos Berroterán llegó por la tarde a las oficinas del Diario LA PRENSA para decir a su director, el doctor Pedro Joaquín Chamorro, que la sequía que ese año abatía el país podría causar un sismo fuerte en Managua. La hipótesis se reforzaba en que el invierno de 1930, que precedió al terremoto de Managua del 31 de marzo de 1931, fue de escasa pluviosidad y que era necesario publicarlo en LA PRENSA en la próxima edición. El doctor Chamorro le dijo que publicarían en la primera página una esquela anunciando dicha hipótesis. Al día siguiente 23 de diciembre, a las 12:23 del 23 de diciembre de 1972, Managua fue destruida en un ochenta por ciento por un terremoto de 6.2 escala Richter. La población de Managua en 1972 era de aproximadamente 274,273 habitantes y según registros hubo 10,000 personas fallecidas y 20,000 heridos.

Cubanos llegan a Carazo

Aproximadamente setenta médicos cubanos estarán dos semanas en Carazo para atender a más de cinco mil personas con discapacidad.

Médicos cubanos compran su fuga desde Venezuela

Tras sobornar a personal venezolano y oficiales de seguridad de Cuba que trabajan como funcionarios de Inmigración en el aeropuerto de Maiquetía, un grupo de siete médicos cubanos asignados a la misión Barrio Adentro arribó el miércoles a Miami.