En honor a las madres: El «mini yo»

En el Romanticismo, la moda infantil era una perfecta copia de la de sus mayores. Y ya no solo en el modelo de la prenda en sí, sino también en los colores y adornos utilizados.