El discurso orwelliano de Daniel Ortega

Decimos orwelliano, porque Ortega usa el típico lenguaje de los dictadores totalitarios descrito por George Orwell en su obra 1984, una perversión de las palabras que invierte su sentido y llama trato humanitario a la tortura, libertad al cautiverio, bienestar y prosperidad a la miseria, democracia a la dictadura, paz a la guerra, normalidad a la zozobra…