Para no olvidar

Entonces, como periodista, acabé descubriendo que las FARC estaban creando todo un equipo de falsos testigos para convertirlos en su mejor arma de guerra