Rubén Darío no debe ni puede morir

Darío insistió en defender su ilusión tal y como Don Quijote defendió su locura con una lanza que no podía herir. Ni las traiciones que repetidamente el mundo político le había producido, ni los ataques ni las humillaciones lograron que abandonara su imaginación poética

Rubén Darío: símbolo del mestizaje

En su artículo Estética de los primitivos nicaragüenses, Rubén Darío hace una valoración positiva de las manifestaciones culturales de nuestros indígenas.

Generación traicionada

El Modernismo se siguió dando en Nicaragua más tarde de lo que aparentemente se daba por terminado.

Prosas profanas, el modernismo por excelencia

La publicación del nuevo libro de Rubén fue costeada por su amigo Carlos Vega Belgrano, nieto del prócer argentino general Manuel Belgrano, presidente de El ateneo de Buenos Aires y director del periódico El Tiempo.