Que los muertos lo perdonen

Desconfiamos hasta de nuestra sombra. Lo hemos visto en las calles, cuando era el tiempo de las barricadas. Gente que se acercaba con intereses mezquinos