Muerte a navajazos

¡Zaas! El cuarto “tiro” es certero. La navaja hace un corte cerca del cuello y hay un pequeño salpicar de sangre. La pelea sigue. El herido responde a los golpes, aunque es menos certero que su rival. ¡Zaas! Otro navajazo que llega al objetivo. Esta vez el corte parece más grande, y debe de serlo, pues fue mayor la cantidad de sangre que pintó una de las cuatro paredes transparentes que los rodean.

Muerte a navajazos

¡Zaas! El cuarto “tiro” es certero. La navaja hace un corte cerca del cuello y hay un pequeño salpicar de sangre. La pelea sigue. El herido responde a los golpes, aunque es menos certero que su rival. ¡Zaas! Otro navajazo que llega al objetivo. Esta vez el corte parece más grande, y debe de serlo, pues fue mayor la cantidad de sangre que pintó una de las cuatro paredes transparentes que los rodean.