Diálogo interno

Está más claro que nunca, que la solución de nuestra crisis no va a venir de afuera, sino que tiene que pasar necesariamente por confrontar ideas

¿Cuál es la apuesta del gobierno?

Pero la cancelación de negociaciones —lo que transmite una inequívoca señal de desconfianza— y el control en base a la represión, solamente van a profundizar la crisis política y sus consecuencias económicas y sociales.