Negocios se tragan aceras

Parqueo de camiones, relojerías y restaurantes desde los más modestos hasta los más lujosos. Todos asentados en las aceras de la capital, que desde hace mucho tiempo dejaron de ser espacio público para peatones y se convirtieron en negocios pujantes.

Nicaragua: el mejor país del mundo para hacer negocios

¿Qué pasaría si Nicaragua llegase a ser realmente el mejor país del mundo para hacer negocios? Como la miel atrae a las abejas, millares de empresarios vendrían a invertir multiplicando empresas, empleos y de rebote salarios, lo que aumentaría las ventas en tiendas, pulperías, restaurantes y negocios en general, creando una bonanza capaz de duplicar o triplicar nuestro ingreso y hacer retroceder rápidamente a la pobreza.

Cafetales más aprovechados

A través del programa Negocios Inclusivos (NI) alrededor de 600 pequeños caficultores han lograron un aumento de sus cosechas, de entre 10 y 30 por ciento.

Comerciantes en riesgo

Si hubiera un siniestro en el mercado del municipio de Nueva Guinea las consecuencias serían catastróficas. Vivanderas de este centro, donde hay más de 600 negocios, señalaron que están “a la voluntad de Dios” porque los hidrantes están en mal estado y el agua llega solo por las noches.

País a “venderse” mejor en Chile

Los empresarios y el Gobierno de Nicaragua deben empezar desde ya a buscar oportunidades de negocios en Chile, para estar listos para aprovechar el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos países, pendiente de ser ratificado y que se espera entre en vigencia en enero de 2012.

Negocios de Alba Caruna seguirán “por la libre”

Alba Caruna podrá continuar expandiendo sus negocios y operar como banco de segundo piso con las microfinancieras sin regulación, pues los diputados sandinistas consiguieron el respaldo de la mayoría de las bancadas en la Asamblea Nacional para dejar fuera a las cooperativas de las regulaciones de la Ley de Microfinanzas.

FMI: los subsidios deben ser focalizados

El Fondo Monetario Internacional (FMI) instó a Nicaragua a focalizar los subsidios para proteger a los más pobres frente a las presiones de la inflación, es decir el alza generalizada de los precios, producto del aumento del valor del petróleo y los alimentos.