¿Un nuevo mejor amigo?

A nadie se le ocurre que al presidente argentino Mauricio Macri le pueda suceder lo que al papa Francisco I, que se volvió kirchnerista, y mucho menos que ahora pase a considerar como “su nuevo mejor amigo” al presidente de la República bolivariana de Venezuela como ocurrió con su colega colombiano, Juan Manuel Santos.