Una Iglesia siempre antidictatorial

Hoy los prelados nicaragüenses no llaman a la insurrección, pero sí, como siempre, al respeto a los derechos humanos y a que dialogando encontremos una salida pacífica