¿Y qué hacemos con Odebrecht?

Todo lo que se diga de si está bien o no interferir y divulgar conversaciones privadas, si son nulas o no son nulas, no hace a lo que importa: lo que importa es que se trata de hombres públicos y que la gente tiene derecho a saber