El peor enemigo

El peor enemigo en la lucha por derrotar la dictadura no son los parapolicías de Ortega. Tampoco la división opositora, por muy dañina que sea