El dictador no quiere oposición

La verdad es que la opositora Alianza Cívica ha sido desde el comienzo un interlocutor incómodo para Ortega, porque no se somete a la dictadura

Dos grandes retos de la unidad

Un acuerdo satisfactorio con el Gobierno, sobre el proceso electoral, abriría entonces la segunda etapa; la electoral. En ella el reto sería conseguir suficiente unidad opositora