El papa salva a su obispo y señala a la dictadura

Llevar a monseñor Báez a Roma es un mensaje evidente de que el Vaticano no confía en el gobierno de Ortega, señalando así que el aparato de los Ortega-Murillo y sus allegados son capaces de todo por quedarse en el poder a toda costa