¡No escupan hacia el cielo!

Pero la Iglesia sigue intacta; solo un mínimo porcentaje de nuestros sacerdotes en todo el mundo ha tenido comportamientos reprochables