No se puede ni se debe callar

Así está Nicaragua. Es evidente e insoportable el persistente asedio de la policía en las casas habitación de los ex presos políticos, y la constante persecución a los vehículos de los dirigentes de la Alianza Cívica y la UNAB